La Biofábrica de Ence en Pontevedra vuelve a mejorar sus resultados medioambientales en 2019

La biofábrica de Ence Energía y Celulosa en Pontevedra ha vuelto a mejorar en 2019, un año más, sus resultados medioambientales con respecto a los límites fijados en su Autorización Ambiental Integrada (AAI). Todos los parámetros del efluente de la planta están muy por debajo de los límites fijados en la AAI, entre los que cabe destacar la DQO (Demanda Química de Oxígeno) –principal medida de la calidad del efluente–, que mejoró en un 65% el límite marcado, situándose en 2,46 kg/tAD, frente al límite establecido de 7 kg/tAD.

La evolución de este dato revela los avances que la biofábrica ha logrado en la calidad de su efluente final. Además, hay que resaltar que la  DQO de Ence Pontevedra mejora en un 87,7% el rango superior de referencia que marca la normativa europea BREF de mejores prácticas ambientales del sector de la celulosa para este parámetro.

Por otro lado, hay que destacar que la biofábrica de Pontevedra logró reducir el caudal de su efluente un 9% respecto al resultado alcanzando en el 2018. Así mismo, los sólidos en suspensión, otro de los indicadores clave en el comportamiento medioambiental, fueron unos 46% inferiores al máximo autorizado por en la Autorización Ambiental Integrada. Respecto del rango de referencia del BREF, el resultado alcanzado se sitúa un 75% por debajo del máximo permitido por esta normativa.

Además hay que destacar la reducción de consumo de agua realizado en la biofábrica de Lourizán, del 12%, consolidando una reducción de casi un 20% en el consumo en los últimos cuatro años.

Los indicadores medioambientales de la biofábrica de Ence en Pontevedra sitúan el complejo industrial a la vanguardia mundial de su sector en desempeño ambiental. La planta tiene implantado un Sistema Integrado de Gestión de acuerdo a las normas ISO 9001 y 14001 y OHSAS 18001y está certificada por un organismo acreditado que realiza anualmente las auditorías correspondientes. Además, el centro está adherido al Reglamento EMAS de la Unión Europea, siendo la primera fábrica de Galicia en acceder a este exigente compromiso voluntario.

Prueba de la calidad medioambiental de Ence-Pontevedra son los bancos de marisqueo ubicados en Os Praceres, así como en Lourido, Combarro y Raxó, en las inmediaciones de la planta, y las cinco playas con el distintivo de bandera azul de la UE en Cabeceira (Poio) y Portocelo, Mogor, Aguete y Santo do Mar (Marín).

Por ultimo hay que mencionar el esfuerzo realizado por la compañía desde el año 2010 en el proyecto “Cero olores”, proyecto en el que se ha logrado reducir en un 98% el impacto oloroso en el entorno.

Cualquier ciudadano puede seguir día a día los resultados de gestión ambiental de Ence Pontevedra a través de su página web www.encepontevedra.com. La compañía apuesta por la transparencia total con esta medida pionera, enmarcada dentro de sus políticas de sostenibilidad y única en la industria de la celulosa.